Un reciente estudio revela que el 85% de los autónomos no ha estado de baja laboral en el último año. Aunque este dato podría interpretarse como un signo de buena salud, también plantea preocupaciones importantes sobre la protección y seguridad de estos trabajadores independientes.

De este 85% de autónomos que no ha estado de baja laboral, el 55% afirmó no poder permitirse estar de baja debido a la pérdida de ingresos. Además, el 88,8% considera insuficiente la cobertura de la Seguridad Social o de su mutualidad. A pesar de estas preocupaciones, el 81,3% no cuenta con seguros complementarios que les protejan durante una baja.

El reto de la baja laboral para los autónomos

Para muchos autónomos, la posibilidad de tomar una baja laboral es casi inexistente. La principal barrera es la falta de apoyo económico que les permita afrontar la pérdida de ingresos. Aunque la mayoría está inscrita en el régimen RETA de la Seguridad Social, esto no garantiza una cobertura adecuada. Además, muchos dependen del apoyo familiar para sobrellevar los gastos en caso de enfermedad, lo que puede reducir significativamente los ingresos del hogar.

La solución: seguros complementarios

Es esencial que los autónomos consideren la contratación de seguros complementarios que ofrezcan una protección adicional. Estos seguros pueden cubrir las pérdidas de ingresos y garantizar acceso a una atención médica rápida y de calidad. Al contar con una cobertura adecuada, los autónomos pueden enfocarse en su recuperación sin el estrés financiero, asegurando la continuidad de su negocio.

Conclusión

La baja incidencia de bajas laborales entre los autónomos destaca la necesidad urgente de una mejor cobertura y apoyo financiero. Un seguro adecuado no solo protege la salud del autónomo, sino también la estabilidad de su negocio. Protegerse es proteger el futuro de su empresa. Infórmate, compara y elige el seguro que mejor se adapte a tus necesidades antes de que sea demasiado tarde.

 

Fuente: E2K Global