Por tercer año consecutivo, la ciberseguridad y protección de datos encabeza la lista de riesgos para empresas europeas. Así lo revela el último informe ‘Risk in Focus 2021: hot topics for internal auditors’, realizado por el Instituto de Auditores Internos de España junto con sus homólogos de 11 países europeos.

En esta ocasión, el foco de esta incertidumbre se debe a la introducción del teletrabajo masivo. Casi casi el 80% de los encuestados ve este como uno de los principales riesgos.

Por otro lado, un 59% de los encuestados indica que los cambios regulatorios y el compliance siguen estando entre los principales riesgos empresariales. Se coloca en el segundo lugar del ranking.

El informe también pone de manifiesto la relevancia estratégica de la digitalización. De esta forma, el 50% de los encuestados considera la digitalización y tecnologías emergentes el tercer riesgo más importante para las organizaciones y escala al segundo lugar (67%) cuando se les pregunta por un horizonte a tres años vista.

Solvencia y capacidad de resiliencia

El estudio también recoge la preocupación actual con respecto a la capacidad de las empresas para seguir siendo solventes en un mundo en recesión. Los riesgos financieros y de liquidez toman mayor protagonismo y un 42% los sitúa en la cuarta posición del ranking.

El frenazo de la actividad originado por la pandemia ha hecho que este año aparezca un riesgo nuevo entre los más relevantes. La respuesta a la crisis y las catástrofes se cita por el 34% de los encuestados.

De la misma manera, factores como la gestión del talento, el bienestar del personal y los desafíos en la diversidad toma mayor peso. El 35% de los encuestados indica la gestión del talento como uno de los cinco principales riesgos, ocho puntos por encima con respecto a hace un año (27%).

¿Y el cambio climático?

Las empresas tendrán que hacer frente a otros desafíos Se apunta a la capacidad de preservar la cultura y crear un sentimiento de unidad y pertenencia desde la distancia. También, tener en cuenta el impacto psicológico que los meses de confinamiento y aislamiento pueden haber causado entre sus empleados; dar formación y desarrollo profesional. O afinar sus políticas de captación y gestión de talento a distancia.

Además, el 22% de los encuestados apunta al cambio climático y la sostenibilidad como uno de los cinco principales riesgos. Sin embargo, esta cifra se incrementa hasta el 41% a tres años vista.

Según Sonsoles Rubio, presidenta del Instituto de Auditores Internos, “el estudio nos revela además que el phishing o la suplantación de identidad y el contagio con malware serán las principales ciberamenazas que las compañías tendrán que hacer frente el próximo año. Hay que tener en cuenta que más de 4.500 millones de personas fueron confinadas en el mundo, lo que llevó a que los empleados tuvieran que acceder de la noche a la mañana a infraestructuras de IT y datos críticos desde sus dispositivos y wifis personales. Esta digitalización acelerada ha aumentado el perímetro del riesgo de ciberseguridad de las organizaciones, ampliando así las probabilidades de sufrir ataques y brechas de seguridad y obligando a las empresas a revisar y reforzar todos los sistemas de control para mitigar riesgos”.

Este informe, que va por su quinta edición, analiza los principales riesgos a los que se enfrentan las compañías en Europa, recogiendo la opinión de cerca de 600 directores de Auditoría Interna.