El seguro paga de media 4.500 euros a industrias, comercios y demás empresas por cada siniestro declarado, según concluye el informe ‘Siniestros industriales. Datos 2022-2023’, elaborado por Estamos Seguros, la iniciativa de divulgación de la cultura aseguradora de Unespa. Este trabajo analiza la relevancia de las prestaciones realizadas al tejido productivo por parte del seguro a través de las pólizas de transportes, incendios, otros daños a los bienes, crédito, caución, multirriesgo comercio, multirriesgo industrial y otros multirriesgos.

De acuerdo con la información recabada, las pólizas de montaje, que garantizan los daños que puedan sufrir los trabajos de montaje, los materiales y la mano de obra, son las que generaron percances más graves en el periodo analizado. Un siniestro del seguro de montaje implica el pago de 24.537 euros de media. Le siguen en importancia los incendios industriales, con 15.187 euros de media por siniestro; la construcción, con 12.473 euros, y la llamada cobertura de “cascos” en el transporte o protección del vehículo empleado para desplazar el producto, con 12.150 euros.

Si la vista se fija en los casos más llamativos, es decir, en los siniestros más caros desde un punto de vista individual, de nuevo, el seguro de montaje vuelve a destacar: un solo expediente grave conllevó el pago de más de 680.000 euros a la empresa afectada. Los siniestros en la construcción y la cobertura de cascos en el transporte también generaron indemnizaciones que, en los casos más extremos, se situaron por encima de los 150.000 euros. Todas estas cifras ponen de manifiesto la importancia de la protección del seguro para cualquier negocio.

Para la elaboración de este estudio se han analizado 212.215 percances industriales atendidos por 15 grupos aseguradores ocurridos en el periodo comprendido entre el 1 de agosto de 2022 y el 31 de julio de 2023. De estos expedientes, más de tres cuartas partes (76,7%) correspondieron al seguro de multirriesgo industrial, mientras que el seguro de transporte supuso otro 12,6% y la cobertura de averías de maquinaria, un 5%. Si se compara el coste de los sucesos en lugar de la cantidad de percances, las proporciones se mantienen razonablemente parecidas: multirriesgo industrial generó el 70,8% de los pagos por parte del seguro, transportes de mercancías representó un 9,6% y cascos, otro 6,1%.

La distribución geográfica de los percances industriales está en línea con la propia estructura económica de España. Madrid es la provincia que acumula más incidentes, con un 20,2% del total; seguida de Barcelona, con un 10,8%, y Valencia con el 5,2%. En el extremo opuesto aparecen Ávila con apenas un 0,3%,y Soria Palencia, ambas con un 0,4% cada una, como las provincias donde menos actuaciones realiza el seguro industrial.

La distribución por municipios de los percances industriales es particularmente dispersa. Las 102 ciudades más populosas de España apenas suman el 45,5% de los siniestros, lo que pone de manifiesto la importancia del tejido empresarial de las poblaciones medianas y pequeñas. Las localidades de Madrid y Barcelona encabezan la clasificación, por su peso demográfico y económico, con un 14,4% y un 3,2% de los servicios prestados por el seguro, respectivamente.

 

Las pólizas industriales protegen activos por 1,78 billones

Según las cifras que maneja el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), el valor de los activos protegidos a través de las pólizas industriales (sumando los componentes de oficinas, comercios e industrias) rondaba los 1,78 billones de euros en 2022, un 3% por encima del dato de 2021. Los capitales medios presentan variaciones importantes, desde los 359.700 euros de capital medio en comercios, hasta los 806.800 euros en las industrias.

Entre tanto, la información recogida en la ‘Memoria estadística anual de entidades aseguradoras’ de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) refleja que el número de empresas aseguradas en España superaba los 3,1 millones en 2022, lo que supone un aumento de 280.615 compañías respecto a 2021 (+9,9%). En 2022, la siniestralidad de las modalidades de seguros puramente empresariales ascendió a 3.350 millones de euros, la cifra anual más elevada desde 2008.