En el mundo empresarial, donde cada operación parece depender de la tecnología, los ciberataques se han vuelto un riesgo cotidiano. Sin embargo, un detalle crucial que a menudo se pasa por alto es que muchos de estos ataques no se deben a fallos en el software o en la tecnología misma, sino a descuidos y errores cometidos por las personas dentro de la empresa.

 

Errores comunes que facilitan los ciberataques

Imagina que un empleado recibe un correo electrónico que parece ser de un proveedor confiable, pero en realidad es un intento de “phishing” diseñado para robar credenciales de acceso. Si el empleado no está debidamente formado para reconocer este tipo de engaños, podría fácilmente proporcionar acceso no autorizado a información sensible de la empresa.

Los dispositivos móviles, tanto personales como corporativos, también son una fuente frecuente de vulnerabilidades. Un simple descuido, como conectar un smartphone a una red Wi-Fi pública sin las debidas precauciones, puede abrir una puerta trasera a ciberdelincuentes.

 

La tecnología no lo soluciona todo

Es importante destacar que incluso con la mejor tecnología, las empresas no están completamente a salvo. Esto demuestra que no hay soluciones mágicas en ciberseguridad y que la vigilancia constante es fundamental.

 

Parte de la solución: educación y concienciación

La clave para fortalecer la seguridad empresarial contra los ciberataques es la educación y concienciación de todos los empleados. Convertir a cada miembro del equipo en un «cortafuegos humano» no solo reduce significativamente las posibilidades de un ataque exitoso, sino que también prepara a la organización para manejar mejor cualquier incidente que pueda ocurrir.

 

No subestimes el tiempo de recuperación

Además, recuperarse de un ciberataque no es rápido ni barato. La mayoría de las empresas necesitan entre una y dos semanas para volver a operar normalmente, tiempo durante el cual los costos pueden acumularse rápidamente y la reputación de la empresa puede sufrir.

 

Acciones concretas

Para ti, empresario, el mensaje es claro: invertir en la formación en ciberseguridad de tus empleados es esencial. No se trata solo de instalar el último software de seguridad o de tener la tecnología más avanzada. La verdadera ciberseguridad comienza con un equipo bien informado y preparado para reconocer y responder a las amenazas.

En nuestra correduría entendemos la importancia de proteger no solo tus activos digitales, sino también el bienestar de tu equipo. Por ello, te animamos a considerar la formación continua en ciberseguridad como una parte integral de tu estrategia empresarial. Proteger tu empresa comienza con educar a las personas que la conforman.

 

Fuente: E2K Global