Hasta mayo, según información publicada en el diario Cinco Días, ha habido 10 cambios legislativos que afectan directamente al autónomo y a su bolsillo. Son estos:

  1. La base de cotización aumenta un 1,25%. La mínima se queda en 944,40 al mes y la máxima en 4.070,10.
  2. Contingencias comunes, profesionales, cese de actividad y formación profesional. Todos los tipos de cotización son ahora obligatorios para los autónomos.
  3. Las coberturas por accidente o enfermedad profesional se activan desde el primer día de baja. La exención de cuota por enfermedad o incapacidad temporal desde el día 61 de baja. Aumenta, en 12 meses, el tiempo que un autónomo puede estar cobrando paro.
  4. Primero en Hacienda y luego en la Seguridad social o viceversa. Ya no hay un orden para darse de alta en el RETA. Eso sí, hay que hacerlo un día antes de empezar la actividad.
  5. La tarifa plana ha pasado de 50 a 60 euros, con una vigencia de 12 meses.
  6. Si este año vas a ser padre o madre, la prestación estará exenta de IRPF. La baja por paternidad aumenta hasta las ocho semanas.
  7. Las mutuas deberán gestionar las prestaciones y contingencias de todos los autónomos. Para la baja por enfermedad común habrá que seguir yendo al médico de cabecera.
  8. La Seguridad Social podrá para comprobar si el autónomo está continuando o no con su actividad económica, y en ese caso, darle de baja.
  9. Hay bonificaciones para los autónomos que contraten a desempleados.