«Un buen seguro te da tranquilidad como empresario. Lo mejor es pagarlo toda la vida y no usarlo nunca»

 

Anastasio Gallego, del Grupo Concentria, es un empresario que vende productos de línea blanca y electrónica en 1.400 tiendas distribuidas por toda España. Cree en las personas y en los profesionales que transmiten confianza y cercanía. Además, respecto al seguro dice que está encantado de “pagar para vivir tranquilo”.
Afirma que los seguros son una obligación necesaria que dan tranquilidad a la empresa y al empresario. “En el mundo hay dos temas que se mueven por la fe: uno es la religión y el otro los seguros. Para saber si Dios existe te tienes que morir, aunque nadie ha vuelto del más allá para contarlo. Para ver si funciona un seguro debes sufrir un siniestro. En estos casos, alguien te envía un WhatsApp y te dice cómo le ha ido”.

Grupo Concentria es una organización empresarial que aglutina tiendas de electrodomésticos y electrónica en toda España mediante el asociacionismo voluntario. La matriz compra, se ocupa de la logística y del marketing y ofrece varias enseñas para comercializar sus productos. Se distribuyen a través de varios Centros Logísticos con una central en Madrid.

Cuenta con 1.400 tiendas que operan bajo 3 enseñas propias (Activa, Decoractiva y Conecta) y una asociada (Exter). Suman una facturación de 600 millones de euros.

Según Gallego, “este modelo de trabajo funciona cuando existe una concentración en el mercado de muchas marcas en muy pocas manos. Existen muy pocos operadores con un gran volumen de mercado”.

El público de las 1.400 tiendas Concentria es diferente al de las grandes superficies. “Busca proximidad, ayuda, consejo, confianza, explicamos a los clientes qué compran y cómo funciona”.

La atención que ofrecen diariamente es la que esperan recibir de sus proveedores. “Yo confío en las personas. En seguros, trabajo con mi correduría. Lucho contra las grandes compañías donde no sabes con quién hablar. Cuando te estás jugando mucho, necesitas una persona de confianza que te coja el móvil. Sabes que tu corredor de seguros te va a responder. Yo confío en las personas más que en los ordenadores. Es lo que practicamos a diario en las tiendas donde nuestros expertos transmiten confianza y proximidad al cliente. No podemos defraudarle”.

Sin embargo, existen otros mediadores en el mercado que aprietan fuerte. Es el caso de los bancos que, en ocasiones, vinculan la financiación de una empresa a la contratación de un seguro. “Los grandes competidores de seguros nos obligan a la miseria de la discusión. Si el banco me aprieta, le digo que deje de vender televisores o que me los compre a mí, que yo se los sirvo. Lo que no pueden hacer es obligar a un cliente mío a que les contrate un seguro y, encima, les vendan la tele”.

El CEO de Concentria es consciente de que España es un país donde falta cultura del seguro y responsabilidad. Defiende la proactividad en los negocios y le gusta que su corredor le presente las nuevas garantías que va incorporando el mercado. Buen ejemplo es la póliza de Responsabilidad de Administradores y Directivos (D&O), que contrató hace años.

Una de sus máximas es: “mejor vivir tranquilos toda la vida con un buen seguro, aunque tengamos 100 € menos en el banco”.

MAPA DE RIESGOS GRUPO CONCENTRIA

Una estructura tan compleja como la de Concentria, con implantación nacional, está sujeta a múltiples riesgos.

Las Centrales Logísticas deben protegerse contra robos, incendios, transporte…

En las tiendas de proximidad las pólizas son más sencillas, pero también deben cubrir robos, incendios e, incluso, pequeños hurtos.

Por supuesto, contemplan los Seguros de Accidentes para trabajadores y robos en los transportes.

Según Gallego, “a nosotros nos han robado camiones enteros. Existen redes de informadores que conocen cuál es nuestro cargamento y qué ruta seguimos. Podríamos hacer una película… A un transportista lo detuvieron en un área de servicio y le robaron todo el producto. A otro, en Madrid, llegaron a atar al conductor”.

Grupo Concentria también dispone del seguro de Complemento de Garantías. La Ley ha cambiado recientemente y “debemos adaptarnos y, si es posible anticiparnos, a las nuevas exigencias legislativas”.

“Para nosotros era muy complicado encontrar una compañía que cubriera estos riesgos y nos pusimos en las manos expertas de un corredor de seguros”.